Internacionales

Gustavo Petro es el nuevo presidente de Colombia

Con más de 11 millones de votos, el candidato del Pacto Histórico, y su fórmula vicepresidencial, Francia Márquez, fueron seleccionados para ocupar la Casa de Nariño a partir del próximo 7 de agosto.

El electo presidente de Colombia, Gustavo Petro, afirmó que buscará durante su gestión “desarrollar el capitalismo” como paso a “superar el feudalismo y los nuevos esclavismos” que aún rigen en el país, consideró que el triunfo del Pacto Histórico es “una muestra de que los sueños son posibles” y llamó a regar la “posibilidad de abrir un futuro para todos”.

“Vamos a desarrollar el capitalismo. No porque lo adoremos, sino porque primero tenemos que superar la premodernidad, el feudalismo, los nuevos esclavismos, superar mentalidades atávicas”, remarcó Petro, que llamó a lograr que Colombia sea “una potencia mundial de la vida”.

En su primer discurso como mandatario electo, en pantalón y saco oscuro y camisa blanca, al lado de la electa vice, Francia Márquez, Petro destacó que se trataba de “un día histórico para Colombia, para América Latina, para el mundo” y pronosticó “un cambio real, de verdad”, para el que comprometió “la existencia, la vida misma”.

“No vamos a traicionar a ese electorado que le gritó al país, a la historia, que a partir de hoy Colombia cambia, es otra. Viene la política del amor. No es un cambio para vengarnos, para construir más odios, para profundizar el sectarismo. El cambio consiste precisamente en dejar el odio atrás”, subrayó el ex alcalde de Bogotá.

Desde el escenario del Movistar Arena bogotano, con un fondo de escenario que rezaba “Ganó Colombia”, el vencedor de la segunda vuelta de este domingo juzgó que “las elecciones mostraron dos Colombias, cercanas en términos de votos”, y expresó la necesidad de que “en medio de su diversidad, Colombia sea una, y, para eso, se necesita del amor, entendido como una política del entendimiento, del diálogo, de comprendernos”.

Frente a miles de seguidores y militantes, agradeció a quienes “bajo el sol y la lluvia fueron a seducir el voto, le tendieron la mano al que no creía, a la que era escéptica” y saludó el acompañamiento de su familia.

“Somos una fuerza que viene de atrás, de generaciones que ya no están. Parte de una resistencia que ya tiene cinco siglos. La sumatoria de la resistencia. Congregamos el pasado de luchas contra la injusticia, rebeldías contra la desigualdad”, afirmó, y reivindicó especialmente la lucha de los sectores juveniles.

En una alusión a las protestas y el paro general de varios meses del 2020, lamentó que haya “jóvenes presos, esposados, tratados como bandoleros simplemente porque tenían una esperanza” y lanzó un reclamo a la Fiscalía General de la Nación: “Libere a nuestra juventud”.

Expresó, luego, que su idea de “construir a Colombia como potencia mundial de la vida” puede sintetizarse en tres conceptos: “La paz, la justicia social y la justicia ambiental”.

Dijo Petro que “son bienvenidos los 10 millones de electores” que se inclinaron por su derrotado adversario, Rodolfo Hernández, y el mismo candidato, que “puede dialogar cuando quiera” con él.

“No vamos a usar el poder para destruir al oponente; la oposición, bajo los liderazgos que quieran, sea (Álvaro) Uribe, Federico (Gutierrez), Rodolfo (Hernández) será siempre bienvenida en el Palacio de Nariño para dialogar. Porque el clima de odio que nos acompañó a muerte no puede seguir. Habrá oposición, quizás tenaz, férrea, pero desde el Gobierno no habrá persecución política ni jurídica”, insistió.

Ponderó, además, el Gran Acuerdo Nacional sobre el que empezó a trabajar en la campaña y que debe ser “entre 50 millones” de habitantes y juzgó que “las reformas que necesitan y gritaron las juventudes y las mujeres no pueden ser letra muerta en la Constitución”.

Su discurso puso un fuerte acento en la urgencia por cambiar las políticas ambientales, reclamó “nuevas formas del capitalismo, pero también nuevas formas de relacionamiento”, y llamó a armar “una economía fuerte, para producir regulados, sin afectar la naturaleza y el agua”.

Defendió un país “en el que las madres no tengan que mostrar los rostros de sus hijos asesinados” y cedió entonces el micrófono a la madre de un joven matado como “falso positivo”, los desocupados y campesinos ejecutados por el Ejército y presentados como guerrilleros muertos en combate, hecho que Petro mismo denunció en el Congreso.

Adelantó que será “prioridad de la política diplomática” de su gobierno que Colombia se ponga “al frente de la lucha contra el cambio climático”, porque “la ciencia está diciendo que las dinámicas de acumulación del mercado desaforado están a punto de acabar con las bases mismas de la existencia”.

“Toca actuar ya. Estamos al lado de una de las esponjas que consumen los gases de otros países: la selva amazónica. Podemos proponer un diálogo en las Américas sin exclusiones de ningún pueblo, de ninguna nación. Llegó el momento de sentarnos con Estados Unidos y hablar sobre lo que significa el hecho de que en todo el continente se emite y acá absorbemos”, manifestó.

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al botón superior