Provinciales

Córdoba: la Iglesia católica no acompañará las nuevas restricciones

El arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez avisó al Gobierno provincial su decisión de no acompañar las nuevas restricciones a la movilidad social que se aplican desde el lunes último en seis departamentos cordobeses (incluido Capital) con la intención de contener los contagios de coronavirus.

Lo hizo a través de un comunicado publicado en el portal de la Iglesia católica y difundido a través de las redes sociales en el que el pastor comparte con la feligresía cómo está viviendo “la situación derivada de la pandemia que nos aflige a todos”.

“A lo largo de todo este difícil tiempo, hemos podido constatar que en nuestros templos católicos se han observado y se observan cuidadosamente los protocolos aprobados por la correspondiente autoridad”, valora el prelado.

“Al mismo tiempo, en nuestros centros religiosos, sacerdotes, laicos y consagrados han colaborado con la acción estatal en las obras de asistencia alimentaria y sanitaria, observando también los protocolos”, completa la idea

En párrafo siguiente, el mitrado plantea: “Ante la perspectiva de suspender las celebraciones litúrgicas, he recurrido a las autoridades provinciales manifestando mi malestar y mi propósito de no acompañar esas medidas, que estimo exageradas y que afectan a la salud espiritual de las personas, especialmente en un tiempo de cuarentena prolongada”.

Luego fundamenta su posición destacando: “para una salud cuidada, todos los aspectos de nosotros mismos deben estar equilibrados. Mente, cuerpo y espíritu tienen que estar en armonía unos con otros. No podemos centrarnos, solamente, en lo material y descuidar lo espiritual. Así nos lo enseña la buena ciencia, a lo que se agrega la experiencia de la situación que estamos padeciendo desde marzo”.

El mitrado cierra el argumento sugiriendo que si observan con prudencia las medidas protocolares se puede atender “la imperiosa necesidad espiritual de todos los fieles”.

Esperanza

“Albergamos la esperanza que nuestra autoridades puedan comprender esta necesidad vital y posibilitar también la atención de la salud espiritual de los ciudadanos”, concluye el documento que lleva las firmas del arzobispo de Córdoba y de los obispos auxiliares Pedro Torres y Ricardo Seirutti.

 

Fuente: La Voz

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior