Regionales

Dos detenidos por un millonario robo agrícola cerca de Buchardo

La Policía realizó allanamientos en seis ciudades del interior provincial y localidades de San Luis. Secuestraron ocho camiones, armas, estupefacientes, dinero, alhajas y celulares.

Más de 50 efectivos policiales y de cuerpos especiales de Córdoba y San Luis allanaron, en simultáneo, 11 domicilios urbanos y rurales en la mañana de este domingo. Lograron secuestrar ocho camiones que se sospecha participaron en el hurto de casi 300 toneladas de soja, en un campo cercano a la localidad de Buchardo.

El valor del cereal robado superaría los ocho millones de pesos. El hecho se produjo en la madrugada del 24 de junio pasado. La investigación pudo determinar que violentaron el sistema de alarmas y, con las herramientas del propio establecimiento, en apenas dos horas, la organización vació un silo bolsa muy extenso y medio más.

Los allanamientos se hicieron en Sampacho, Jovita, Las Vertientes, General Cabrera, Merlo y Villa Mercedes. De acuerdo a trascendidos, secuestraron nueve camiones y también armas. Al parecer, los procedimientos se hicieron el domingo porque es el día en que los vehículos de transporte no trabajan, están parados.

El operativo fue coordinado por la fiscalía interviniente, autoridades policiales y jueces de Huinca Renancó, Río Cuarto y San Luis. Participaron efectivos de policía de General Roca, Juárez Celman, Río Cuarto y el Eter, de Córdoba, a los que se sumaron equipos tácticos y de la Brigada Criminalística de San Luis. Se habrían secuestrado cartas de porte apócrifas. La investigación apuntaría ahora a establecer el destino del cereal.

Según trascendió, hasta el momento hay dos detenidos, un hombre de Merlo o Carpintería (San Luis), que tenía pedido de captura por otro hecho y uno de Las Albahacas, Córdoba, que intentó huir cuando le descubrieron una cantidad no precisada de marihuana y elementos de corte. Por el caso también le dieron intervención a la FPA.

La causa de Buchardo está caratulada como hurto calificado y está a cargo del fiscal de Huinca, Marcelo Saragusti. Se presume que la investigación avanzó a partir de los registros fílmicos de los pueblos por los que habrían pasado los camiones con la carga robada. También habría sido clave la información sobre los teléfonos utilizados en la madrugada del 24 en la zona de Buchardo. Además, un par de camiones involucrados en el robo habrían cometido un error: pararon en una estación de servicios que tenía cámaras.

Fuente: La Voz 

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior