Locales

De Falco solicitó a Rosso “desarmar” el cerramiento de plaza Centenario

El presidente del Concejo Deliberante sostiene que se debe efectuar otro tipo de cercado que “no perjudique la visión, conserve normas estéticas y sea amigable con el ambiente”

Carlos De Falco, quien preside el Concejo Deliberante, envió una nota al intendente interino de Villa María, Pablo Rosso, para que ordene desarmar el actual cerramiento que rodea la totalidad de la plaza Centenario y efectuar otro que “no perjudique la visión, conserve normas estéticas y sea amigable con el ambiente”.

Así señala una nota que el concejal presentó la semana pasada en el Palacio Municipal, a la cual accedió ayer El Diario.

Como se conoce, la plaza Centenario está en obras. Desde hace algunas semanas, se encuentra cercada con chapas de zinc en toda la manzana que ocupa en el microcentro, mientras que iniciaron las labores de la obra de remodelación que financia el Estado nacional, con fondos gestionados por Rosso y el secretario de Obras Públicas de la Nación e intendente de licencia, Martín Gill.

“Más allá de quejas recibidas por algunos comerciantes de la zona, en virtud de que la misma implica una falta de estética total y una visión que desalienta el paseo por el centro, y por ende, la falta de ventas; existe una cuestión central, a mi modesto criterio, cual es la contaminación visual que genera, un estímulo agresivo que se desprende de su visión”, sostuvo quien está en la Presidencia del Concejo Deliberante, en la misiva que envió a Rosso.

De Falco consideró que “este tipo de vicio es percibido a través del sentido de la vista, y está configurado cuando se insertan o exponen elementos no arquitectónicos que alteran la estética del paisaje urbano, generando una imagen ciertamente agresiva e invasiva”.

Escribió que esta contaminación se puede manifestar en la salud de las personas mediante estrés, dolor de cabeza, mareo y ansiedad, “conforme abundante doctrina en la materia”.

“Además de un perjuicio a los comerciantes, lo más grave es que podría afectar las condiciones de una vida plena de nuestra población”, sostuvo el edil. El también abogado agregó: “No resultará, seguramente a su entender, necesario que describa el adefesio cerramiento, por lo tanto, me eximo de tal detalle”.

“Surge la necesidad de reparar, urgentemente, la situación y eso es lo que le solicito a usted que tenga a bien ordenar”, demandó De Falco a Rosso. “A tal objeto se deberá desarmar el actual cerramiento y efectuar uno que no perjudique la visión que conserve normas estéticas y que sea amigable con el ambiente”, pidió.

En el escrito, el referente del Concejo Deliberante dijo que no conoce “un derecho de cerramiento por parte de la contratista” ya que “el pliego licitatorio no tiene aprobación de este Concejo”. “Por razones de seguridad, deberá exigirle otro tipo de cerramiento que responda a los parámetros señalados” anteriormente, manifestó De Falco en la carta, presentada el pasado martes 5 en la Oficina Privada de la Intendencia. Hasta ayer, De Falco no tuvo respuestas.

El análisis del periodista Martín Alanis:

 

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior