Provinciales

Córdoba: el 52% de los internados por Covid-19 no están vacunados

La mitad de los casi mil pacientes que registra la Provincia no tiene ninguna dosis. Además, un 8% cuenta con una sola inoculación y un 16% no recibió la tercera, pese a que ya estaba en condiciones de receptarla.

La curva de internaciones por Covid-19 sigue creciendo en Córdoba, al igual que en resto del país. Nuestra provincia se encuentra próxima a registrar este jueves los mil pacientes ocupando una cama crítica con diagnóstico positivo. Un dato que llama la atención es que el 52 por ciento de esas personas no tienen ninguna de las vacunas contra el Sars-Cov-2.

La información fue confirmada por Carlos Cánovas, subsecretario de Salud de la Provincia. El funcionario informó que, además, el ocho por ciento de los internados en camas críticas tienen una sola dosis y otro 16 por ciento no recibió la tercera, pese a que ya estaba en tiempo de receptarla.

Entre los tres grupos, suman un 76 por ciento el total de “mal vacunados” o en forma insuficiente, porque no cuentan con esquema completo, como definió este jueves el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo. Es la suma de personas que no recibieron ninguna dosis (la mitad), más las que se aplicaron una (ocho por ciento) o no llegaron a ponerse la tercera (16 por ciento).

Los datos resultan de un análisis preliminar de la cantidad de internados por Covid-19 en los sectores públicos y privados de Córdoba. Según esta información oficial, apenas el cuatro por ciento de los pacientes tienen un esquema completo de vacunación, ya sea con dos o tres dosis, según corresponda.

EDAD PROMEDIO

El perfil de los pacientes internados en esta tercera ola se asemeja al registrado en la primera: son personas añosas (más de 65 años), con comorbilidades. No se reportan tantos jóvenes u obesos, como ocurrió en junio y julio del año pasado.

Otro dato que llama la atención es el impacto que está teniendo la vacunación en los casos graves. En la segunda ola (junio y julio del año pasado), había 40 mil casos activos, de los cuales el ocho por ciento se internaba en una cama crítica. Hoy hay más de 110 mil casos activos. Y la proporción de los que pasan a una terapia es del 0,95 por ciento.

En conclusión, esta variante genera más casos leves. Pero con una incidencia tan alta, sigue siendo grande el número de personas que deben internarse.
El 70 por ciento de los pacientes que hoy ocupan una cama en Córdoba se encuentran en sala común, mientras que el resto está en terapia. Este dato es preliminar y también sucedió algo similar en las olas anteriores. Es que al principio son más los pacientes que necesitan cuidados intermedios (oxígeno de alto flujo), pero pueden complicarse y pasar a una UTI, ya sea por una infección intrahospitalaria o por la evolución de la enfermedad.

En promedio, los internados consultan entre el cuarto y el quinto día de que se hayan presentado los síntomas, según este análisis preliminar del Ministerio de Salud provincial.

Autoridades sanitarias reconocieron que todavía es muy pronto para hablar de desaceleración de casos. Y por lo tanto se desconoce cuándo será el pico de internaciones de esta tercera ola.

Cánovas explicó que muchas instituciones privadas ya están al 100 por ciento de ocupación. Y que el sistema público empezó a recibir pacientes mutualizados con Covid-19.

El hospital Rawson continúa con el 90 por ciento de sus camas llenas. Se abrieron unidades en el Tránsito Cáceres, el Misericordia y 24 camas más en el San Roque para atender pacientes complicados por Sars-Cov-2. El objetivo es descomprimir el centro de referencia del Polo Sanitario.

Por el momento, no está prevista la apertura del hospital Modular de Bajada Pucará.

INTERNADOS EN TERAPIA INTENSIVA

PREOCUPACIÓN DE TERAPISTAS

El incremento de las internaciones por Covid-19 comenzó a preocupar a los referentes de centros públicos y privados. No sólo por el aumento de pacientes, sino porque esta tercera ola los agarra con altos niveles de ausentismo por contagios entre personal de salud y de licencia por vacaciones.

“Estamos atravesando una nueva ola que por ahora no pone en jaque el sistema de salud por la disponibilidad de estructura, pero sí por la contagiosidad. Este ausentismo por enfermedad o contacto estrecho resiente los servicios”.Andrés Peñaloza, expresidente de la Sociedad de Terapia Intensiva de Córdoba.

“Los profesionales de la salud no paramos nunca. Atendimos las olas Covid y, después, todo lo que se acumuló en este tiempo. Necesitamos vacacionar, pero hay colegas que tienen que posponer el descanso”, advirtió.

En la misma línea, Cristina Orlandi, actual presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (Sati), indicó que muchas de las unidades de cuidados intensivos se están llenando. Y expresó su inquietud porque esta nueva variante trae un alto número de infectados y de aislados por contactos estrechos. “El personal de salud no está ajeno a esta realidad y entonces los servicios se ven resentidos”, describió.

Fuente: La Voz

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior