Espectáculos

Bailarín de la ciudad en la tele nacional

“Bienvenidos a bordo” es un programa de entretenimiento en el cual los participantes deben contestar una serie de preguntas, cada vez de mayor complejidad, para ganarse un viaje. Es conducido por Guido Kaczka e incluye, entre otras atracciones, pasajes de música, baile… y es en este segmento en el cual tuvo participación José Benítez Della Rossa, oriundo de Villa María.

El bailarín de 27 años ya realizó dos coreografías junto a la artista Florencia Marcasoli.

El villamariense, junto a sus compañeros en el set

Benítez es un bailarín profesional dedicado al contemporáneo y al jazz.

En diálogo con El Diario comentó que en los últimos años su capacitación fue constante y que ello lo ha enriquecido con otros lenguajes “para poder desempeñar nuevos roles dentro de la danza y el mundo del arte escénico”.

En cuanto a su participación en “Bienvenidos a bordo”, el artista mencionó que se produjo de forma casual. “Fue un amigo, Rodrigo Gutta, también cordobés, quien me propuso participar de la mano de Flor Marcasoli, la figura quien nos llevó al programa a bailar un trío y yo acepté, obviamente”, indicó.

Y agregó: “Por suerte, pudimos coincidir en un montón de aspectos, comenzando por las personalidades, que fueron súper compatibles. Gracias a eso ideamos una coreografía que tenía que salir al otro día y debía ser hecha para las cámaras y el ojo del editor”.

“La experiencia fue hermosa, llegué al estudio de televisión y vi a un montón de gente que está detrás de un programa de aire muy visto e importante para la televisión popular”, indicó el bailarín.

Expresó seguidamente que, “de pronto, te sitúas con un armado muy grande, con muchos productores, muchos asistentes que están a favor de la actividad creativa y artística que se da frente a la cámara”.

Benítez relató que “fue una experiencia muy loca porque Flor estaba participando del programa, nos vimos al comienzo y sin poder ensayarlo previamente, sin dar una pasada de piso, sin siquiera habernos encontrado diez segundos antes de salir para poder desearnos suerte, tuvimos que bailar”.

“Ahí también se pone en evidencia el profesionalismo que tiene la gente con la que uno trabaja, la capacidad de resolución, la memoria, la presencia escénica y muchos otros factores que ayudan en una situación como esa. Al encontrarte en el piso de un programa de televisión que sabés que detrás de ocho cámaras hay mucha gente mirándolo, tenés que dar lo mejor de vos”, remarcó el artista.

Asimismo, Benítez dijo que “por la trayectoria breve y por los trabajos que ya he tenido y por un montón de cosas propias uno puede resolver esa situación, a la que en la jerga se le dice ‘al toro’,  es decir, salir con la fuerza de un toro a resolver lo que hay que resolver”.

Con respecto a la repercusión que tuvo la coreografía, el bailarín sostuvo: “Salió espectacular, a la gente le gustó mucho y a los productores también. Fue una presentación totalmente pensada y ensayada para las cámaras. Es un minuto que tenés que darlo todo porque es tu carta de presentación”.

Y agregó: “Volvieron a llamar a Flor para que se presente, y nuevamente la acompañamos. Fue también una muy linda experiencia”. En esta segunda participación, la coreografía ejecutada contó con la intervención de Benítez, Marcasoli, Gutta y Verónica Paschiero”.

“La sensación de bailar en un estudio lleno de gente y también sabiendo que detrás de las cámaras hay millones de personas, la verdad que además de gratificante, es algo que no había sentido antes”, finalizó Benítez.

 

El diario 

Mostrar Más

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior